“NO BASTAN SOLO LAS VACUNAS PARA SUPERAR LA PANDEMIA”, ASEGURÓ EL DOCTOR CARLOS FERREYRA

Así lo manifestó el epidemiólogo argentino Carlos Ferreyra en el marco del ciclo de conferencias de la Asamblea Ciudadana por la Salud Global, una iniciativa que arrancó la semana pasada de forma paralela a la Asamblea Mundial de la Salud de la ONU y en donde decenas de expertos y voces de la sociedad civil aportan sus puntos de vista sobre la gestión de la pandemia de coronavirus.

Se refirio además a la importancia de reforzar los sistemas de atención primaria en salud será la “solución” para superar la pandemia de la covid-19, puesto que solo con la vacunación masiva de la población “no se va a poder enfrentar esta enfermedad”, aseguró el epidemiólogo argentino Carlos Ferreyra.

 Ferreyra -médico con más de 30 años de experiencia en la gestión de epidemias- explicó que la atención primaria supone una “barrera” mucho más efectiva para la contención de los casos menos graves de la enfermedad, evitando de este modo el colapso de los sistemas hospitalarios, tanto en los países ricos como en los más pobres.

“Al no tener los niveles de contención, con escudo epidemiológico a nivel de la atención primaria, resulta que de diez enfermos, nueve van al hospital, producen una saturación en todos los niveles hospitalarios y bloquean el acceso a los enfermos que no tienen covid”, aseveró Ferreyra, para después subrayar que los médicos terapistas de la región latinoamericana atraviesan una “situación de fatiga extrema”.

VACUNAS NO BASTAN PARA SUPERAR LA PANDEMIA

En ese sentido, Ferreyra, coordinador de esta Asamblea Ciudadana, destaca que el fortalecimiento de los sistemas de atención primaria suponen una barrera mucho más efectiva para contener la pandemia a largo plazo, puesto que las vacunas contra el coronavirus no ofrecen aún las suficientes certezas de cara al futuro.

“Esta tecnología, que se llama vacuna, hoy no está resolviendo nada más que mortalidad y enfermedades graves -que es importante y ayuda-, ni está resolviendo el problema de salud pública de la pandemia, esto es temporal”, recalcó el experto, agregando que, en cualquier caso, la inmunización es a día de hoy “prácticamente un derecho humano”.

Y lo es, precisamente, por la necesidad de que llegue a todo el mundo: la tardanza en la inmunización de los países más pobres “va a generar que, por esta capacidad de mutación que tiene el SARS-CoV-2, va a surgir de otra manera”, alejando de este modo el final definitivo de la pandemia.

Por ese motivo, los países pobres “tienen que tener barreras de contención en la atención primaria” que actúen como escudos de los propios sistemas de salud, evitando el colapso hospitalario y, en consecuencia, la mortalidad excesiva por la enfermedad.

REPENSAR LAS ESTRATEGIAS GLOBALES

Durante su exposición, Ferreyra también se mostró muy crítico con el papel ejercido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el inicio de la pandemia, un organismo para el que trabajó durante 25 años pero que, en este caso, no ofreció una “indicación precisa” a los Gobiernos sobre cómo responder a este desafío sanitario.

Esta falta de información acabó por generar una “situación de terror y de miedo”, que también “actúa en contra de la capacidad de los Estados para enfrentar la pandemia”, apuntó el epidemiólogo argentino.

“En algunos lugares, hay hasta académicos que tratan a los jóvenes que se reúnen al aire libre como terroristas, que son los que diseminan la peste en la sociedad. Esto es grave, porque significa que hay un retroceso a un cierto autoritarismo que, para mí, se puede resolver con más información para la sociedad”, manifestó.

¿Cuál sería, entonces, la hoja de ruta para hacer frente a este reto global? En palabras de Carlos Ferreyra, “reconsiderar las estrategias de los servicios de salud”, apostar por la ampliación de los sistemas de atención primaria y, por último, reformar los organismos de gobernanza multilateral, como es la ONU, para adaptarlos al mundo actual.

“La epidemiología sabe que se puede contener esta enfermedad, no se logró, pero estamos a tiempo. Porque cuando la enfermedad llegue realmente a los países pobres, habrá un problema si no están la salud pública y la epidemiología”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: