LA ACADEMIA NACIONAL DE EDUCACIÓN SE PRONUNCIÓ EN CONTRA DEL USO DEL LENGUAJE INCLUSIVO

La Academia Nacional de Educación se pronunció este martes en contra del uso del lenguaje inclusivo, en concordancia con lo previamente dicho por la Real Academia Española.
La declaración, firmada por José María La Greca, Académico Secretario de la ANE, afirma que se aferra a lo ya expresado por la Academia Argentina de Letras cuando afirma que “no deben forzarse las estructuras lingüísticas del español para que se conviertan en espejo de una ideología, pues la Gramática española que estudiamos no coarta la libertad de expresarnos o de interpretar lo que expresan los demás”.
“Lo afirmamos con la convicción de que una lengua que interrelaciona nunca excluye”, agrega, en relación a lo antes mencionado por la Academia de Letras.
Además, la Academia Nacional de Educación remarca lo expresado por la Real Academia Española en el detallado informe que hizo previamente sobre el lenguaje inclusivo y cuestiones conexas.
“El llamado lenguaje inclusivo supone alterar artificialmente el funcionamiento de la morfología de género en español bajo la premisa subjetiva de que el uso del masculino genérico invisibiliza a la mujer ya que el uso de la @ o de las letras ‘e’ y ‘x’ como supuestas marcas de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género”, cita sobre la expresado por la principal referencia del lenguaje español.
También, recuerda que “para el caso de la lengua francesa” se han expresado recientemente la Academie Francaise y el Ministerio de Educación de Francia, señalando que la escritura inclusiva, “es perjudicial para la práctica y la inteligibilidad de la lengua francesa” a la vez que su “complejidad e inestabilidad constituyen obstáculos tanto para la adquisición del lenguaje como para la lectura”.
Apuntadas esas declaraciones, la ANE afirma que “hace suyos los criterios expuestos en los documentos mencionados” y que considera “innecesarios los estilos inclusivos que complejizan tanto la lengua como su enseñanza en las instituciones educativas”.
Asimismo, asegura que la alteran “hasta formas que resultan incómodas para el sano sentido común de la sociedad” y que “no contribuyen a señalar la igualdad de los sexos sino que, por el contrario, sugieren la existencia de una rivalidad y no de un encuentro fundamental y profundo entre ambos”.
A %d blogueros les gusta esto: