EL DUEÑO DE MATAFUEGOS VILLA ÁNGELA PODRÍA RECIBIR HASTA 20 AÑOS DE CÁRCEL

Es en base a la imputación que le impuso la fiscal Gisela Oñuk. Aurelio Trogu, de 70 años, está detenido imputado por el delito de “estrago doloso” que acarrea una pena que va desde los ocho a los 20 años de prisión, en los casos en que el incendio haya sido causa inmediata de muerte de una o varias personas. El estallido de matafuegos y tubos de oxígeno ocurrido el miércoles al mediodía dejó como saldo dos muertos y varios heridos. Cuatro años antes, había ocurrido un accidente mucho menos grave pero el comerciante no habría tomado los recaudos necesarios para que no vuelva a ocurrir.

Aurelio Trogu, de 70 años, es el único detenido por la impresionante explosión que se produjo en su local comercial de venta y recarga de matafuegos y tubos de oxígeno “Matafuegos Villa Ángela”, ocurrido el miércoles al mediodía y que dejó como saldo dos muertos (empleados de la empresa) y varios heridos.

La fiscal del caso, Gisela Oñuk, fue quien ordenó su detención. Lo imputó por el delito de estrago doloso agravado. Estipulada en el artículo 186, inciso C, del Código Penal, esta figura establece una pena que va de los ocho a los 20 años de cárcel para aquella persona que causare un “incendio, explosión o inundación” de productos “amontonados en el campo o depositados” y cuyo resultado sea la muerte de una o varias personas.

El dueño de Matafuegos Villa Ángela, Aurelio Trogu, fue detenido por orden de la fiscal, Gisela Oñuk.

Según pudo saber CHACO DIA POR DIA, desde la fiscalía apuntan a que Trogu tenía plena conciencia del riesgo de una explosión en ese lugar, la cual era prácticamente inevitable debido a que en el mismo depósito había aceite, grasa y oxígeno, elementos que por ninguna razón deben estar juntos por su alto riesgo combustivo. “El contacto mínimo entre ambos elementos deviene inevitable en una explosión”, explicaron desde la fiscalía.

Además, el mismo local comercial vivió un incendio cuatro años atrás, aunque de mucho menor cuantía. El mismo tuvo como damnificado a uno de los empleados que murió el miércoles: Fernando Ruiz Díaz.

En esa oportunidad, explotó una manguera. Y Ruiz Diaz sufrió graves quemaduras que lo obligaron a estar internado varias semanas en el hospital. Milagrosamente, en esa oportunidad, no llegó a estallar el tanque de oxígeno, por lo que las consecuencias podrían haber sido más graves.

A pesar de este gravísimo antecedente, el propietario habría continuado con las malas prácticas de seguridad de su local, las cuales derivaron en la trágica explosión del miércoles.

A todo esto, la fiscalía agrega el actuar doloso que puso en peligro a los vecinos y transeúntes de la zona y que significó que tres personas resultaran heridas, una de ellas continúa hasta este viernes internada. La explosión también afectó vidrios de vehículos, negocios cercanos y viviendas particulares, como así también afectó la red eléctrica.

Chacodiapordia//

A %d blogueros les gusta esto: