DISTRIBUIDORAS DE GAS EN CRISIS RECLAMAN QUE LA GARRAFA DE 10 KILOGRAMOS DEBERÍA COSTAR $800

Piden la emergencia del sector y la suspensión por un año de inversiones ante la situación planteada a la Secretaría de Energía de la Nación.

A nivel nacional, las em­presas fraccionadoras y distribuidoras de gas licua­do a través de sus cámaras gremiales reclamaron la ur­gente actualización de los precios de referencia del gas butano envasado tal como está establecido en la Ley Nº 26020.

Por estos días, la garrafa de 10 kilogramos tiene un valor de 600 pesos, y con la entrega a domicilio 650 pe­sos. Hay que destacar que en la provincia se consigue la garrafa social a 480 pesos.

Hace unas semanas, la Cámara Argentina de Dis­tribuidores de Gas Licua­do (Cadigas) denunció que existe riesgo de desabaste­cimiento en el país ante el inminente quiebre de las empresas del sector. Des­de el 2015 tuvieron que afrontar costos de 430%, mientras que sólo se ha­bilitaron subas de precios para la venta de 150%.

El presidente de Codigas, Ri­cardo Azar, enfatizó que la situación en el sector es preocupante. “Hoy esta­mos trabajando sin ningu­na rentabilidad. Pedimos un incremento en la ga­rrafa de al menos 100 pe­sos, más impuestos, para no perder. La garrafa de 10 kilos tendría que estar a 800 pesos para normalizar la si­tuación de retraso que sufre el sector”, remarcó. No des­cartó medidas de fuerza en caso de no haber respuestas, que serían relacionadas con el abastecimiento.

A lo que agregó: “Hoy por hoy no podemos cumplir con las exigencias del Plan Hogar, existe una gran deu­da, cerca de 210 millones de dólares con el sector y ade­más nunca se readecuaron los costos, es insostenible”.

“Hubo un aumento en oc­tubre, pero desde esa fecha a hoy hubo dos paritarias en el sector, seis aumentos en los combustibles y una inflación promedio de 15% en los costos de manteni­miento de los camiones de distribución que por ley este año los deberíamos renovar. La situación es complicada y grave”.

El titular de Codigas enfa­tizó: “La Secretaría de Ener­gía ante una medida de fuer­za que íbamos a hacer el 11 de este mes nos pidió 10 días para ofrecernos algunas res­puestas, por lo que pospusi­mos la medida que la haría­mos en caso de no llegar a un acuerdo al promediar la segunda quincena de marzo y se centraría en cuestiones de abastecimiento, como por ejemplo no transportar a los lugares más alejados”.

El último ajuste del precio del gas envasado se dio en octubre, y fue de un 25%.

Ahora afirman que es im­prescindible la autorización de un incremento ante la situación de quebranto que atraviesa el sector, por lo que fraccionadoras y distri­buidores solicitan la urgente intervención por parte de la Secretaría de Energía de la Nación.

El sector fraccionador de gas licuado da empleo direc­ta e indirectamente a más de 9.000 personas y abastece con altos estándares de efi­ciencia a más de 5 millones de hogares con un combus­tible ecológico, 100% na­cional y que es fundamental para el entramado familiar del país.

La cámara que agrupa a las fraccionadoras y distri­buidoras evalúa pedir la sus­pensión de inversiones por el plazo de un año en la re­novación de camiones y en la recalificación de envases garrafas y tanques a granel, ante la situación de que­branto por los altos costos y baja rentabilidad.

A %d blogueros les gusta esto: