A UN AÑO DEL MILAGRO DE DYLAN, HABLÓ EL PAPÁ: “ESTÁ CRECIENDO BIEN”

El pequeño, oriundo de Chaco, había recibido un nuevo corazón el 7 de octubre del año pasado. Su historia conmovió no solo a la provincia, sino también a todo el país.

Se cumple un año de que el pequeño Dylan recibió el trasplante de corazón que había esperando durante largo tiempoHoy, está junto a su familia en Villa Berthet, Chaco, y su padre Mario Gómez dialogó con Radio Nordeste al respecto.

 

VER – Apareció el corazón para Dylan: Es intervenido en el Hospital Italiano

“A Dylan lo veo contento, bien, feliz. Él juega, y está creciendo”, contó Mario, asegurando que el pequeño se está adaptando a su nueva vida en casa, con su mamá y sus hermanas. Agregó que “como yo siempre les digo, tienen que tener fe nomás, y seguir peleándola”. 

VER – El Papá de Dylan agradeció a los padres del donante: “Hoy tiene dos familias, y dos fechas de cumpleaños”

 

Mario también se refirió a los meses en que debió acompañar a Dylan mientas el pequeño se encontraba internado en Buenos Aires a la espera de un nuevo corazón. “La verdad que vos lo ves a tu hijo en esas condiciones, en una cama, con cable y yo dije que capaz iba a ser fácil, pero no”, sostuvo. En la misma línea, añadió que “me la pasé cuatro meses durmiendo en una silla blanca, pero a mí no me importaba, yo quería estar al lado de mi hijo, jugar con él y que se sienta bien”.

La historia de Dylan

Dylan Gómez había viajado a Buenos Aires en marzo del 2019 para internarse en el Hospital Italiano, siempre en compañía de su padre, Mario. Allí, espero más de 5 meses para finalmente recibir un trasplante de corazón. Tras 14 horas en el quirófano, su nuevo corazón, donado por una familia de Salta, comenzó a latir.

A sus 18 meses de vida, Dylan presentó dificultades respiratorias y una hinchazón abdominal que llamaron la atención de sus padres y luego de los médicos. Más tarde, una serie de estudios determinarían que el pequeño sufría miocardiopatía hipertrófica dilatada.

Él es oriundo de Villa Berthet, en el interior del Chaco, y hace más de un año que se encontraba lejos de casa. El niño superó numerosas intervenciones quirúrgicas, pero nunca llegaba su nuevo corazón. Cientos de personas se movilizaron a su favor, hasta que el 7 de octubre del año pasado la noticia de su inminente trasplante fue tapa en una gran cantidad de medios, locales y nacionales.

Finalmente, luego de varios meses, el pequeño fue dado de alta y regresó al Chaco, donde fue recibido con aplausos y mucha emoción. En Villa Berthet, se reunió con su mamá y hermanas, para seguir su nueva vida.

Diario21.com

A %d blogueros les gusta esto: